Campeonato Yellow Bird-Project Cars

Empezamos este nuevo año 2017 con un nuevo Campeonato en nuestra comunidad de Racersteam y lo hacemos con un coche que seguro que  más de uno lo recordará por ser uno de los coches con los que en aquella epoca de los 90 todos soñabamos. Pues bien ahora es nuestra oportunidad de poder disfrutar de esos 469 CV con una acelracion de 0 a 100 en 3,7 segundos que con un peso de 1087 kg. alcanzaba una velocidad máxima de 340 km/hora.

Hemos elegido unos circuitos que creo que van a dar buena lectura del potencial de este coche, os aconsejo que si teneis cambio en h y embrague lo useis y disfruteis al maximo en estos circuitos tales como Barcelona GP, Laguna Seca, Road America y el desertico circuito de Willows Spring.

Os aconsejo que paseis por el foro y os inscribaís pronto, ya que solo hay 24 plazas disponibles.

Acceso al foro

Aquí podeis ver el video del campeonato.

 

Os dejo como siempre una mirada tecnica con información detallada del coche que he sacado de motorpasion y que os muestro aquíRUF CTR

El sobrenombre Yellowbird, que literalmente significa pájaro amarillo y atiende al brillante color de carrocería del vehículo (otras fuentes indican que recibió el nombre por el “piar” de las válvulas de descarga de los turbos), se lo pusieron los fotógrafos que trabajaron ese día en la pista de pruebas de Ehra-Lessien, en Alemania, donde el CTR consiguió su récord de velocidad. Un año después otra revista consiguió alcanzar con el CTR los 342 km/h en Nardo.

 

Las entrañas del Yellowbird

Bajo esa carrocería de Porsche 911, el RUF CTR Yellowbird escondía el primer motor bóxer de seis cilindros con doble turboalimentación que la compañía instalaba en ningún vehículo, y que alcanzaba una potencia de 476 CV (350 kW) a 5.950 RPM y un par motor máximo de 553 Nm.

La fuerza del seis cilindros turboalimentado se envíaba a las ruedas traseras mediante una caja de cambios manual de cinco velocidades diseñada por RUF y, gracias a estar aligerado unos 200 kilogramos con respecto a un Carrera, el CTR conseguía acelerar de 0 a 100 km/h en menos de 4 segundos (3,8 segundos, aproximadamente). El peso del conjunto rondaba los 1.170 kilogramos.

Ruf CTR Yellowbird.jpg

A pesar de lucir la carrocería de un 911 Carrera 3.2, las entrañas del RUF CTR distaban bastante de un 911 convencional. No sólo el capó o las puertas eran de aluminio para ahorrar peso, el coche incorporaba también paragolpes de fibra de vidrio y unos pasos de rueda traseros ligeramente ensanchados, junto a discos de freno Brembo ventilados de 330 milímetros, llantas de 17 pulgadas y, sobre todo, un motor muy avanzado.

RUF CTR

Bajo su piel, el CTR escondía el seis cilindros bóxer del Carrera 3.2, aunque con la cilindrada aumentada a 3.366 centímetros cúbicos, dos turbocompresores KKK, dos intercooler y un sistema de inyección de combustible DME originalmente desarrollado para los Porsche 962 de competición.

RUF fabricó veintinueve unidades del CTR Yellowbird, muchas de las cuales nacieron a partir de los Porsche 911 Carrera de los clientes que querían convertirlos en un CTR. A día de hoy todavía son muy cotizados. Rondan los 200.000 euros.

Un héroe del Infierno Verde…y de la velocidad

Hacía el 0 a 100 km/h en sólo 3,9 segundos y en 1989 llegó alcanzar los 342 km/h. Increíble.

En 1987 el Ferrari F40 se coronaba como el primer coche de producción en superar las 200 millas por hora, unos 320 km/h. El récord apenas duró semanas: en un evento organizado por Road&Track – una revista estadounidense – el RUF CTR superó dicho récord por un margen muy considerable. En el circuito alemán de Ehra-Leissen, el CTR alcanzó la bestial velocidad de 340 km/h. Un récord que duró hasta entrados los años 90, y que supuso un duro revés para los Ferrari F40 y Porsche 959, los coches más rápidos del momento.

El mito del RUF Yellowbird no terminó ahí. Stefan Roser era el piloto de pruebas de RUF, y era un auténtico adicto al Nürburgring. En 1987 se grabó un vídeo llamado “Faszination – Nürburgring”, que tenía como protagonista a Roser y el RUF CTR. Una exhibición de pilotaje al límite que hace que aún hoy en día nos tengamos que agarrar a la silla. Un tiempo de 8 minutos y 5 segundos era un récord para vehículos de calle en 1987, y tiene más mérito si cabe en un coche sin ayudas electrónicas… ¡ni siquiera tenía ABS!

Nunca me cansaré de ver este vídeo. Es hipnótico.

Varias piezas de su carrocería – como el capó – fueron reemplazadas por otras fabricadas en aluminio.

Se dice que el mítico vídeo – que puedes ver sobre estas líneas – dio pie a la actual fascinación por el Infierno Verde, y esa obsesión que tenemos actualmente por los tiempos de vuelta más rápidos. Y lo entiendo completamente: si no has visto el vídeo, estás tardando en darle al play. A todo esto, ¿por qué se le apodó Yellowbird? En el evento de Road&Track en el que alcanzó los 340 km/h, los fotógrafos tuvieron que jugar con un cielo oscuro, que contrastaba con el llamativo color amarillo del prototipo presentado al evento.

Unido al sonido peculiar de sus válvulas de descarga – similar al piar de un canario – el apodo prácticamente se creó solo.

Documentacion sacada de:

Diario Motor

Motor Pasión

 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.